Lo que todo dueño de negocio debería saber sobre su equipo de trabajo

La ventaja que tenés como dueño de negocio es que podés hacer y deshacer las cosas cuando y como quieras. Siempre para mejorar los aspectos que tu negocio requiere.

Y en el transcurso de los años que llevo trabajando con personas como vos, me he encontrado con una frase que siempre sale en la conversación:

Ezequiel:

¿Sabés que es lo más difícil para mí?

Me cuesta mucho hacer que los empleados trabajen.

Qué dilema!

Porque en primer lugar no es sencillo decir esta frase ya que denota una falla en nosotros mismos.

Una falla que por ser dueño de negocio hay que aceptarla.

Y los emprendedores aceptamos las cosas, pero solo cuando ya están en su punto límite.

Cuando estamos con la soga al cuello. No antes 😉

¿Pero, por qué fallé si puse los incentivos?

En la mayoría de los casos, antes de asumir el hecho de haber fallado, muchos han probado los clásicos de clásicos:

  • “Comisión por ventas” (personal o grupal)
  • “Un plus en el sueldo por objetivo concretado”
  • “Premio pactado antes de comenzar la promo”
  • “etc”

Pero nada de eso que hiciste logró lo que querías… Que los colaboradores de tu negocio, se pongan las pilas y trabajen.

¿Falta mas incentivo?, ¿Estoy haciendo algo mal?, ¿No quieren trabajar mas? y otras preguntas mas son las que se te pasan por la cabeza.

Identificando el problema, encontraremos la solución

Los problemas solo podrán ser resueltos cuando los identifiquemos correctamente. Eso es algo que por ser dueño de negocio responsable lo sabés y cada vez que lo ponés en práctica, funciona perfecto.

Entonces, encontremos el fallo en este dilema.

La teoría dice que si vos tomás una persona para que trabaje como empleado en tu negocio, él retribuirá con su tiempo y habilidad para lograr lo pactado y finalmente recibir su recompensa.

Dicho en criollo:

Como dueño de negocio tomás una persona para que haga las tareas necesarias a cambio de un sueldo acorde.

Pero casualmente eso es justamente lo que no ocurre y por lo cual estás leyendo este texto.

Usando las 5C del equipo de trabajo en tu negocio

 

Primero veamos qué son las 5C del equipo de trabajo y qué beneficios trae implementarla correctamente en tu caso.

Es una regla simple para recordar las 5 palabras que empiezan con la letra “C” que debería cumplir un equipo de trabajo para ser exitoso.

  1. Complementariedad
  2. Coordinación
  3. Comunicación
  4. Confianza
  5. Compromiso

Aunque el orden en que lo escribo no sea necesariamente estricto, creo que es la manera natural de cómo se presenta en muchos negocios y sencillamente podremos ver en qué punto estamos flojos.

Explicando las 5C del equipo de trabajo

  1. Complementariedad: Todos tenemos algo que nos hace únicos. Y esto se debe en gran parte a lo que sabemos, lo que hacemos distinto al resto de personas, lo que deseamos hacer y los objetivos propios que nos motivan a estar en el equipo. Entonces lo que cada uno tenga personalmente para fomentar la creatividad e innovación en el resto del equipo es bueno y hasta necesario que sea así.
  2. Coordinación: Es clave que el equipo se encuentre coordinado en cuanto a las acciones que harán como tal. La clave está en que tengan un líder que llegue en forma adecuada a los colaboradores para que aporten sin miedo a “perder el crédito” por la idea. Un equipo coordinado tendrá siempre un vínculo mas fuerte entre sus miembros.
  3. Comunicación: Sin dudas la coordinación indicada anteriormente requiere una comunicación muy efectiva, porque casi no sería posible tener éxito sin una buena fluidez ni un ambiente propicio para hacerla. Si los colaboradores no mantienen una comunicación efectiva con el resto cuando finalizan una tarea o cuando encuentran alguna información vital para el éxito de todo el equipo posiblemente tengamos un grupo con individualidades antes que un equipo de trabajo.
  4. Confianza: Otra de las bases importantísimas que debemos cuidar siendo dueño de negocio es la confianza con los empleados y entre ellos. Cada miembro debe establecer la confianza, cultivarla a través de sus palabras, acciones y trabajo para mantenerla. De igual manera cada uno de ellos también necesita ser capaz de confiar en el resto por eso es un punto muy importante, no solo en el trabajo sinó también en la vida personal.
  5. Compromiso: Finalmente el punto mas difícil de lograr, aunque no es inalcanzable. El compromiso es una parte de la confianza donde cada uno se compromete a ayudar al resto sin importar si tienen obstáculos personales o profesionales. El individualismo no sirve, por lo que es un síntoma rápido de verificar si están o no comprometidos.

¿Cómo actúa un dueño de negocio cuando se da cuenta que ésto es lo que falla?

Primero que nada seamos realistas. No es nada fácil de aceptar que fallamos en algo.

Mucho mas difícil es aceptar que el equipo de trabajo que creemos tener no es mas que un grupo de gente que son buenos en lo que hacen, pero no los lideramos. Es decir, que hacen lo que quieren y cuando quieren.

Por eso lo primero que recomiendo es detectar y aceptar la falla.

Cuando esto ya está aceptado, lo que deberíamos hacer es buscar ayuda de alguien externo.

La ayuda de una persona externa

Porque es alguien externo quien puede ver el negocio desde afuera y proponer las mejoras a realizar.

Dirá las cosas sin problemas ni prejuicios con lo cual, logrado este punto, podrías aplicar algunos de los conceptos mencionados en este post para encontrar resultados directos.

Pero tener en cuenta que si no lográs resultados en un tiempo aceptable (no mas de 1 semana luego de las charlas motivacionales, coaching o actividades especiales que hagas) no habrá expectativa que a corto plazo cambie algo.

Si todo esto no funcionó ¿Qué puedo hacer?

La solución mas correcta luego de haber experimentado vos mismo el hecho de llevar a tu “grupo de empleados” a que se conviertan poco a poco en el preciado “equipo de trabajo” puede ser contratar asesoramiento externo.

Pero no solo porque una persona que no pertenezca al negocio te puede ayudar, sinó que debés encontrar alguien que sea totalmente idóneo en el tema y que pueda prometerte un plan adecuado a un precio justo y con un tiempo de trabajo estimado para lograr formar un equipo de trabajo robusto, lleno de vida y alegría.

Resumen

Como vimos en la imagen de la curva de desempeño del trabajo en equipo mas arriba, no es nada simple y lleva algo de tiempo tener un equipo de trabajo bien conformado, pero sin dudas los resultados que brinda para tu negocio son mas que potentes y retribuyen mucho de lo que necesitás.

Un trabajo en equipo es algo que llena a todos los miembros del mismo, donde todos luchan por un mismo objetivo y desde luego que no te hará sentir solo cuando llegan los momentos difíciles.

Por eso desde hace muchos años recomiendo a todos los dueños de negocio que conozco que no dejen de buscar transformar su “grupo de empleados” en un potente equipo de trabajo y formarlo siempre que se pueda con profesionales que aporten mucho valor, alegría y entusiasmo de pertenecer a tu empresa.

Si te gustó este post, compartilo con tus conocidos o con quienes sepas que pueden aprovechar algo de lo que escribí.

 

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: